MI BLOG DE NOTAS

… me obligo a aceptar todos los párrafos porque se me han ocurrido!

“The exquisite pain”

leave a comment »

… or was I addicted to the pain, the exquisite pain to want the unattainable…?

Written by MariCarmen

30 agosto, 2016 at 11:56

Publicado en Sin categoría

Me he dado cuenta…

leave a comment »

… que amo las series o películas donde las personas pierden algo valioso y debido a su buena actitud, se topan al final con otra cosa: algo revelador y mucho mejor. Soy fan de las frustraciones bien asumidas. Quizás, porque para mi, eso es lo verdaderamente milagroso (y más alucinante que la ciencia ficción XD).

Written by MariCarmen

28 julio, 2016 at 1:21

Publicado en Sin categoría

leave a comment »

Encuentro cada vez más cómodo
el no deber volver a casa.
Perdí el significado original
de la palabra hogar,
sintiendo que mi cama
es más bien, del mundo,
cualquier sofá.

No soy aventurera,
mi alma es de escapista.

Written by MariCarmen

30 junio, 2016 at 4:10

Publicado en Sin categoría

Trabajo

leave a comment »

Me dedico a la investigación (de mercado, cultural, social) y no puedo imaginarme haciendo otra cosa. Allá por el año 2000 (cof, cof), cuando no sabía a ciencia cierta qué carrera escoger para postular a la universidad y sólo se me ocurría Publicidad (básicamente para librarme de los números), la investigación, casi casi que me salvó la vida…

No sé cómo hubiera sido mi destino inmersa en el mundo superfluo de la Publicidad, el Marketing, las Relaciones Públicas, la Organización de eventos y demás. Tuve la suerte de que alguien viera en mí quizás algo quizás que yo misma no veía (o que de repente no sabía que existía) y fui lanzada al fascinante mundo de la investigación. Ese mundo del saber, de observar, de analizar, de encontrar los por qués, comprenderlos y explicarlos es más que sólo un trabajo: en realidad, guía mi existencia.

Voy un mes viviendo en una ciudad con un clima terrible, una mala comida, no muy buen servicio y, más allá de la compensación económica que recibiré por este proyecto, es en parte la sensación de aventura y cierto grado de compromiso social (puesto que se trata básicamente de investigar cómo mejorar cierto servicio educativo) lo que me hace avanzar. Hay una parte de mí que sabe que sabe que tiene que estar ahí, sin importar las incomodidades y múltiples inconvenientes y, que contra viento y marea, me hace caminar.

Porque eso es… quien soy.

Besos.

MC

Written by MariCarmen

30 mayo, 2016 at 21:30

Publicado en Sin categoría

Y de nuevo

leave a comment »

IMG_0032

Me voy en unos días, por unos meses, a los lugares más recónditos para trabajar, ayudar y descubrir nuevas formas de ver el mundo. No sé qué descubra en esta nueva aventura, pero allí estoy. Como siempre, dispuesta a que la vida me sorprenda.

MC

Written by MariCarmen

30 abril, 2016 at 18:38

Publicado en Sin categoría

Mi casa

leave a comment »

” En la vida tienes unos cuantos sitios, o quizá uno solo, donde ocurrió algo; y después están todos los demás sitios”.

(Alice Munro)

IMG_0078

Hace unos días, hice un corto viaje por vacaciones de Semana Santa con unas amigas al sur. Aunque la idea no era detenernos en Pisco, a la regresada, casi como jugando, finalmente lo hicimos. En realidad, por mí lo hicieron. Y es que mi corazón dio un salto el día anterior cuando la posibilidad, de pronto surgió.

Creo que ya lo he mencionado antes. Mis abuelos tenían allá una gran casa, siendo la anécdota, el hecho de que la hermana de mi abuelo se compró este lugar gracias a salir premiado su billete de lotería. Como era una persona soltera y sin hijos, invitó a su hermano y a su familia a vivir con ellos. En ese lugar se instalaron mis abuelos (y luego sus 5 hijos), como una gran familia. La casa era enorme y lo suficientemente cómoda para todos y allí vivieron juntos una buena e inolvidable parte de su vida.

Luego, esos 5 hijos se fueron a vivir a Lima y aquella casa se convirtió, eventualmente, en el destino usual de las vacaciones. Cuando era niña, ir a la casa de mis abuelos en Pisco me hacía tanta ilusión como ir a Disney: la playa a la salida de la puerta trasera, los gordos libros antiguos, la gran mecedora de paja, el pan fresco de la tarde, los helados inacabables y el sol siempre brillante… Iba allí con mis papás o mi tía a pasar unos días tranquilos y llenos de cariño. Aquellos años de mi infancia eran difíciles en el país: terrorismo, inestabilidad, grandes problemas económicos… pero mis papás se las ingeniaban para darme tranquilidad. Era eso al menos lo que sentía y lo que recuerdo.

Y lo cierto es también que aquellos años fueron los mejores. Cuando uno es niño, no vive en el pasado y el futuro se ve como tan lejano, que es dejado para después. Por ende, sólo disfrutas del presente. Creo (a mis 30 y pocos), que ando en esa etapa de mi vida donde mi capacidad de disfrutar ha disminuido en función de lastres del pesado y temor hacia el futuro, de ahí mi sentimentalismo para con esa época en donde la vida era tan sencilla y “era feliz… y no lo sabía”. Aquella casa me acompañó hasta eso de mis 12 años, luego de la muerte de mi abuelo y de la sabia decisión de vender la casa para trasladar a mi abuela a Lima.

Escribo esto desde mi nostalgia. Mi abuela murió el año pasado y la hermana de mi mamá, mi tía que solía llevarme a la playa, está ahora muy enferma (si bien el pronóstico parece ser bueno, igual preocupa). Aunque no soy una persona especialmente familiar por mil motivos (sin contar que además, rencorosa) y no es que mis relaciones fueran de lo más fluidas (porque cuando una actitud no me gusta, opto por apartarme), parece ser cierto eso de que la sangre llama. Aunque la casa se vendió hace casi 20 años (después de la muerte de mi abuelo) y ya no queda nadie allí a quien visitar, una parte de mí ansiaba echarle un vistazo a aquel pequeño gran rincón de mis recuerdos.

“Uno vuelve siempre, a los viejos sitios donde amó la vida
y entonces comprende como están de ausentes las cosas queridas…” (Mercedes Sosa)

La casa, intacta y con un segundo piso que antes no tenía, sigue estando bien conservada, aunque convertida en hotel por los nuevos dueños. El panorama, sin embargo, ya no es el mismo porque Pisco ya no es la ciudad que era hace 20 años (demás está decir que se ha venido mucho a menos), pero mi feeling por una época que fue y ya no volverá sigue intacto. No miento al decir que aquella visita me arrancó muchas lágrimas. Lloré por mis recuerdos, por mi abuela (a quien quizás hubiera abrazado más), por mi tía (a quien debería abrazar más), por el pasado, por el futuro, por mis frustraciones, por el mar, por mi soledad, por la cantidad de sentimientos casi siempre presos en mi interior y que tanto me cuesta expresar. Algo en mí sufre por la persona que no es y que pudo haber sido, por lo que no tengo y pude haber tenido y, creo que, sobre todo, por la culpa de no sentirme lo suficientemente enrumbada o no haberme convertido en alguien mejor.

Y, sin embargo, algo muy dentro de mí aún lucha por seguir con vida.

 

Written by MariCarmen

31 marzo, 2016 at 17:11

Publicado en Sin categoría

Retro lover

leave a comment »

Jugando con nuestra nostalgia…

x-files

3 x 3

Written by MariCarmen

27 febrero, 2016 at 12:50

Publicado en Sin categoría