MI BLOG DE NOTAS

… me obligo a aceptar todos los párrafos porque se me han ocurrido!

En busca de un destino ^.^

with 7 comments

Hoy no tuve clase (por si acaso, esta semana comencé) y me quedé en mi casita viendo Candy Candy. No sé ustedes, considero que forma parte de ese selecto grupo de series que uno puede llegar a ver una y otra vez sin aburrirse. Para los que no lo sabían (bah, igual ya deben de saberlo), la susodicha es actualmente considerada como uno de los mejores animes de todos los tiempos, la reina del shoujo (“anime para chicas”) puro por excelencia y, definitivamente, un clásico entre los clásicos. Y no por gusto.

Podemos llamar “clásico” a algo cuando, a pesar de los años, no pierde su vigencia y es capaz de volver a hablarle a las distintas generaciones que por éste hacen su paso (aunque quizás interpretándose y reinterpretándose de distintas formas). En este sentido, Candy no es la excepción ni jamás podrá serlo ya que, implícita o explícitamente, sabe tocar muy bien un gran tema que a mi parecer resulta siendo la verdadera columna vertebral de nuestra historia (x más que nos hayamos vuelto locas por sus romances con Anthony o Terry): la búsqueda de un destino.

f4f4eed216548b7a85f76a32b3d16619Si se tratase simplemente de una historia de amor más (como las que suelen imperar últimamente en el universo de los shoujos), dudo que esa serie hubiera vivido tanto tiempo en nuestros corazones. No, tampoco le den todo el mérito a la aparición del tal Terry (sorry para sus fans que lo trate así, pero no me cae!), que Candy Candy tuvo ya bastante aceptación desde sus inicios. Yo creo más bien que se debe a toda una conjunción de factores acomodados alrededor de llegarse a ganar, en esta vida, el respeto por uno mismo; y con el objeto de empezar a reflexionar sobre esto, los dejaré pensando en un primer momento en el poco notorio hecho de que, a diferencia de muchos openings y endings a los que estamos acostumbrados, en esta serie sólo vemos imágenes de Candy en las que en todo momento aparece sola (no, no hay Anthony, Terry ni siquiera Klin) únicamente acompañada por fondos musicales optimistas y esperanzadores (por más que el tono de la canción del final les resulte un poquito triste, si se fijan bien, la letra no lo es). Podrá parecer trivial, pero dichas canciones, aunque dobladas, no varían mucho respecto del japonés original y la melodía (felizmente!) se conserva, haciendo, sin duda alguna, alusión a una pregunta que nuestra protagonista se haría una y otra vez a lo largo de la historia: “Cuál es mi camino?”. Esa búsqueda de un camino o el hallar nuestro destino es, y siempre será (no sólo en Candy), un tema recurrente y universal.

Nos compenetramos con ella porque, al igual que nosotros, sabe que la vida es una lucha constante de la que tenemos más posibilidad de salir airosos con paciencia y buen humor (que difícil!!!). Cómo no sentir ternura, además, por quien desde el principio, pareciera tener todas las de perder? Huérfana, en sus inicios pobre y, para remate, extremadamente buena gente (hasta el punto de cederle los padres a Annie y regalarle el galán a Susana), sin más nada que su decisión y fuerza interior, le hace frente a todo lo que salga al paso con un realmente envidiable optimismo. Sí, la hermana María y la señorita Pony tienen otras cosas de que preocuparse y saben que su traviesa pupila hace tiempo que se espabiló solita. Para Candy, el vaso jamás estará medio vacío.

Así mismo, (y como complemento, a pesar de algunos errores, les recomiendo luego darse un salto por esta entretenida página) otra cosa a destacar no es sólo su actitud, sino también su carácter. A diferencia de muchas otras heroínas clásicas, no estamos ante una protagonista del tipo sumiso y pasivo. Ella representa a una chica astuta, alegre, dulce aunque medio renegona a ratos y, sobretodo!, valiente que a su corta edad va descubriendo lo que es el mundo y se enfrenta prácticamente sola a él por completo. Y ello, sin perder la sencillez y los sueños al interior de una realidad corrupta (aunque en general, valgan verdades, tuvo buena suerte) o demasiado pegada de la letra. Recuerden sus tiernos gestos para con García cuando estuvo a punto de ser enviada a México o su súper escape del Colegio (en Europa!) para retornar al Hogar de Pony (en América!). Todo un caso para aquellos (e incluso éstos) tiempos.

Sabemos apreciar que nuestra Candy, pase lo que pase, no cambiará y siempre se será fiel a sí misma. Madura, como toda persona que se ve obligada desde temprana edad a hacerlo, pero, aún así, manteniene su esencia de chica campesina inocente de buenas costumbres. La intrépida mujer podía saltar de su dormitorio en el Colegio San Pablo a los edificios de los chicos (obviamente para nada malo!), irse de pinta y pelearse de tú a tú con los machines abusivos (el idiota de Neil, por ejemplo) sin que ello significara para nosotros anotarle una sola mancha en el expediente. Y, sin embargo… (y esto lo cito textualmente del link que ya les he adelantado) su imagen “no corresponde a la comodidad femenina del matrimonio”. Se la imaginan en su casita con la cena lista en el horno como toda una damita con sus propios criters? No es que no lo pueda hacer, pero por más que su vocación sea la de cuidar de otros (eso explica lo de Terry ¬¬), sabemos que su espíritu da para más. Aunque siempre lamentaré el que Laura Ingalls (probablemente una de sus contemporáneas) haya cometido la estupidez de casarse a los 17 con el machista simplón de Almanzo, siempre sabré que aún me queda Candy, cuyas poco convencionales maneras azotaron con el estereotipo de la mujer sufrida japonesa que te vendían con la mamá de Marco o incluso la insípida de Angel.

Quizás me digan que no, pero siempre he pensado que el amor es algo incidental en la vida de esta chica (lean la otra página, que me apoya ^^). Desde el Príncipe de la Colina hasta Terry, pasando por Anthony, creo que, al final, los hombres en su vida forman parte de su historia, llena de experiencias, sólo para forjar su camino y crecer. Vuelvo a citar la opinión personal de la autora del link: “Los hombres en Candy Candy son meros accidentes narrativos o adornos musicales que pertenecerán al recuerdo y a lo ideal”. Por mi parte, no digo que en su momento no hayan tenido su peso (y que, de hecho, hayan marcado su vida), pero recuerden: al final no se trata de una historia de amor, se trata de la búsqueda de un destino, de una motivación para vivir. Candy es demasiado independiente (compárenla con Annie, Patty, Susana y los demás personajes femeninos de más o menos su edad del entorno) como para que su felicidad dependa de otra persona, así que (y sigan comparando con otras de la época, como Maco –o Mako?- la sirena) definitivamente una relación de pareja, aunque importante, no cuenta en el primer lugar de su lista. Si se va de un sitio, si la historia avanza, si por algo lucha, es por su meritoria ambición de saber para qué estaba destinada en la vida. A pesar de que su primera motivación a sus cortos años fuera la de encontrar al bendito príncipe, una vez adoptada se iría luego de la casa de los Andrey PARA dejar de sentirse como pájaro en jaula de oro (la muerte de Anthony le daría un empujoncito en ello), volvería a irse de El hogar de Pony PARA estudiar en Londres y fugaría del colegio PARA no atontarse en medio de tantos lujos. Retornaría y saldría nuevamente de la casa de huérfanos PARA ser enfermera y la historia terminaría, como al fin y al cabo tenía que ser (aunque tooodos reneguemos) con su vuelta a este primer hogar en las montañas, que es de donde verdaderamente saca fuerzas cada vez que tiene que tomar decisiones importantes en el camino PARA seguir adelante con sus objetivos en la vida.

Un último punto, ya que lo toqué: el dichoso final. Me imagino que muchos querrían algo más romántico o más emocionante que una sencilla comida rodeada de chibolos y unos cuantos amigos. Antes, yo también renegaba de éste pero una vez que me puse a pensar: “Y bien, entonces que final quieres?” di con la respuesta de que, con todo, jamás podría haber sido otro. Pensemos además que el espectro de vida de su historia sólo abarca aquí los 17 primeros años. Podemos, dado su carácter, darle una limitante a una chica de edad tan corta? Obviamente los tiempos eran otros, pero Candy también era otra y bueno, independientemente de que exista siquiera la pequeña posibilidad de que se quedase con Albert o de que Susana al fin se muera y retorne con el pastrulo de Terry, aún le queda toda una vida. Dejémosla en paz y respetémosela. Ahora, si quieren mi opinión… (a continuación, un extracto de una página que, definitivamente, me saca las palabras de la boca… y que, si le hacen click y leen más abajo, se enteran incluso del final italiano!):

Cuál era la mejor opción para Candy?

Algunos dirán que Albert, otros que Terry, otros que Anthony y algunos hasta que Archie. Porqué Stear no? A mí por lo menos éste último me caía super bien y hasta lloré cuando se murió. Pero hay que ser realista era demasiado cómico como para verlo como galán. Yo en lo personal trato de mantener una postura abierta. No me mal interpreten, por supuesto me hubiera gustado bastante que Candy quedara con Terry (después de ver la serie quedé con una severa depresión por varios días de sólo pensar que no habían quedado juntos) pero hay que aceptarlo, la mejor opción para Candy era Albert. Terry era un muchacho con muchos problemas emocionales. Un día estaba feliz y otro día no quería nada con nadie. También era un poco mujeriego (hasta a Eliza le hacía el coqueteo). En cambio Albert era más estable y digno de confianza. Nunca le levantó la voz a Candy ni la trató mal. Además no era nada machista. Cuando estuvo viviendo con Candy mientras se recuperaba del accidente, Albert le lavaba los platos y le hacía el oficio de la casa (je je). También hay que tomar en cuenta que Albert resultó ser el príncipe de la colina. Si observamos bien, Candy nunca olvidó a su príncipe ni aún porque amó a Terry con todo su corazón. Y por último Albert resultó ser William, el líder máximo del clan Andrey. Qué mejor castigo para Eliza, la Sra Leegan y la tía abuela Elroy que el hecho de que Candy se convirtiera en la esposa de William.

Fiu! Quisiera decir más cosas, pero ya me cansé. Cualquier duda objeción, sugerencia, queja o comentario, me lo hacen saber. Qué por qué me interesé de pronto en este tema? Bueno, será que todavía sigo algo ociosa… y que últimamente también estoy reflexionando mucho sobre mi propio camino…

Candy!… uuuh….

Besos,
MC.

Anuncios

Written by MariCarmen

24 agosto, 2006 a 0:02

Publicado en Sin categoría

7 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Asu mare, una entrada total dedicada a Candy. Que buen dia debe haber sido.Ahora, yo me acuerdo clarito del opening y ahi SI sale Clin. Sale cuando Candy va rodando lo que parece ser un Ula-ula, cuando se prueba ropa grande frente al espejo y en una imagen casi al final donde ella esta trepada en un arbol. Un total de 3 veces para el mapache albino. Cualquier cosa, el opening esta en el youtube. Todo esto prueba que Clin fue el unico que la acompanyo durante toda su vida. Aguante Clin!Fuera de eso, yo tambien recuerdo a Candy bastante bien. Me acuerdo sobre todo de una reunion con patas de mi cole, todos hombres y en algun momento alguien dijo "yo veo Candy" y todos lo miramos. Entonces, poco a poco, empezamos a decir "si, yo tambien", "y yo tambien", "oe, viste cuando Anthony se murio?", "si oe, puta que me dio pena", "al final con quien se queda", "ta que no se, no me acuerdo si pasaron el final". Eramos 8 y todos la vimos. Y bueno, es que Candy es Candy, la que marco una epoca en los corazones de la gente.La mejor opcion para Candy? Obvio pues, Annie ^_^

    Diego

    24 agosto, 2006 at 0:54

  2. Ahora que lo vuelvo a ver con otros ojos, Candy era una piraña!!!!! XD XD XD Su afición por los árboles (pobre Miena) Se robó una carreta para escapar de un hombre que la quería vender, nunca pidió aventones, se subía nomás, se metió de polisón a un barco habiendo trabajado tanto para poder llegar al puerto, etc, etc. Más descuidada no puede ser, pero eso me da risa y hasta me gusta, aunque a ratos me da cólera y ganas de golpearla.
     
    Totalmente de acuerdo en que el amor no era lo más importante en su vida sino la vocación de ayudar a otros y sin querer abrirles los ojos. Se fue a Londres para ser una dama madura capaz de cuidar a los niños del hogar, pero se dio cuenta de que las damas son muy engreídas y sobre todo convenidas, para colmo no soportaba quedarse sin hacer nada (me recuerda a mi madre en ese punto) así que se escapa de ahí (se ha escapado de varios sitios por cierto, pero nunca la consideramos como alguien que huya de los problemas sino como alguien que busca otro tipo de soluciones) y se va al colegio de enfermeras para ayudar no solo a los niños sino a todos los que necesiten de su ayuda y sobre todo una sonrisa.
     
    Me dolió en el alma que no se quedara con Terry, pero porqué tenía que quedarse con Susana? Lo veo demasiado libre para atarse con semejante persona, me lo imagino más solo, a lo mejor con una cita ocacional y siempre coqueteando (lo hizo con Elisa, si, pero porque así es él, no la estaba enamorando porque le interesaba o quisiera sumarla a su agocéntrica lista de fans). Pero no me quejo de que se quede con Albert, después de todo siempre fue su príncipe y estuvo siempre a su lado, procurando hacerla feliz, no digo un Anthony más maduro porque no quiero compararlos, pero sabía ser lindo (y no me refiero al parecido físico). También tenía vocación de ayuda solo que a los animales. Era un poco bohemio… aunque me quedó la duda de si la amaba o era el sentimiento que tenían Ster y Archi de querer hacerla sonreir porque sufrió mucho pero aún así se mostraba feliz y era buena con los demás.  

    julia alejandra

    28 agosto, 2006 at 18:17

  3. Amiwa!!!En medio de todo lo q dijiste, me acabas de dar una idea para una buena frase:"No huyo de los problemas, escapo para encontrar otro tipo de soluciones".Domo arigato!!!MC.

    MariCarmen

    29 agosto, 2006 at 0:44

  4. Extraordinario análisis de Candy, MariCarmen, de hecho fuiste detrás del relato para sacar el hilo conductor que enlazaba toda la historia de evolución como persona de la protagonista. De hecho es una lectura distinta cuando ves esta serie como niña, y cuando la ves mayor. Voy a enlazar esta página a mi post de Candy, que como habrás podido leer, es menos respetuoso (http://blogs.sugoi.com.pe/ani10/candy-must-die.html), jajaja. De hecho, esto me inspira a hacer un post que sea más acorde con el efecto del relato en toda una generación X)

    Ani10

    1 diciembre, 2010 at 13:53

  5. Gracias a ti por leer, en cuanto a post, no es irrespetuoso e igual me hizo reír demasiado, (y es tu versión de los hechos, no? aguante Transformers XD)… y lo q sí creo es q, definitivamente, la rubiamiga tuvo mucha influencia en toda una romántica legión de seguidoras… uuf y si te interesa (pero eso creo q ya es para alguien muy fan, por lo q no creo q te emocione mucho el tema XD), tmbn hay unos ensayos buenísimos q alguna vez encontrara sobre la personalidad de cada personaje… sí, definitivamente, Candy tuvo su impacto!

    Estamos en contacto, te sigo leyendo ;)
    MC

    MariCarmen

    1 diciembre, 2010 at 14:07

  6. No puedo imaginarla con Albert, se parecen tanto, se ven tan familiar como hermanos o como padre e hija que me es difícil pensarlos como pareja. A pesar de eso siempre considere que Candy y Terry tendrían que separarse antes la situación tan difícil que estaban pasando por el accidente de Susana, algunos dicen cobardía pero tomando en cuenta la época y los sentimientos de culpabilidad y el casi suicidio de Susana a Terry y Candy no le quedo otra opción. Su amor debería ponerse a prueba y Terry acompaño a Susana mas de 10 años hasta su muerte pero aún así siguió amando a Candy, inclusive ni siquiera se caso y estoy casi segura que a Candy le paso lo mismo.
    Cuando hablan de los tres amores de Candy, yo le interpreto de la siguiente manera, Albert es su primer amor pero fugaz fue como una ilusión de niña ante un príncipe tal cuento de adas que desapareció rápidamente cuando conoció a Anthony a quien amo por ser él por lo tanto el es su segundo amor dulce y trágico porque murió en un accidente de caballo, y Terry su tercer y último amor, un amor apasionado que perduro con el tiempo a pesar de la separación por la tragedia de Susana. El amor de Terry maduro por eso entiendo que le escribe la carta a Candy dandole a conocer que sus sentimientos por ella no han cambiado, el tiene la esperanza de reencontrarse nuevamente, Terry ya no es el adolecente borracho, que fuma y busca pelea, separarse de Candy lo hizo tocar fondo y Terry tenía que pasar esta prueba para ser el HOMBRE para Candy.
    Creo que toda esta situación tenían que vivirla para poner de manifiesto y a prueba su amor, no solo un amor de adolecente pasajero si no un amor que perdura en el tiempo.
    Si concuerdo que esta historia es la lucha de una niña por encontrar su propio camino aceptando lo que la vida le dio, por eso entiendo que misuki no haya desarrollado el tema de los padres de Candy para hacerla así mas real, es decir no es la clásica telellorona de una niña abandonada que encuentra a sus padres y luego se da cuenta que es mas millonaria que cualquier otra. Candy es una niña como cualquier otra que acepta lo que es, no se victimiza, por eso siempre esta sonriente afrontando las dificultades, tiene una personalidad que llama la atención de muchos sobre todo de los muchachos, siempre tan alegre, pero también acepta sus defectos, sabe que es atolondrada, llorona y sabemos que para ella la felicidad de los otros es primero incluso de la suya misma.
    Aún sigo impactada con la escena del anime cuando Candy regresa a chicago en el tren de la noche luego de la separación de Terry y claramente en sus sollozos señala ” de que sirve estar viva si ya no lo voy volver a ver” luego se desmaya por la fiebre muy cerca pero muy cerca de la rieles del tren. Entonces me dije Candy estaba tan triste que en determinados momentos pensaba cosas absurdas. Ella es un ser humano, que tan real es, pero aún así se sobrepuso con la ayuda de Albert.
    Terry también se sobrepuso con la ayuda de Candy, por eso volvió a la actuación y aunque nos duela volvió a Susana para acompañarla hasta su muerte.
    Estoy segura que se reencontraron, que el anohito de misuki al final es Terry ya maduro, ya hecho un hombre que fue a la conquista de la mujer que amaba dándose el valor para afrontar cualquier situación. Se dice que Terry ayudo a Susana a que escribiera piezas de teatros, que mucho de ellos inclusive se producieron. También se dice que la vuelta de Terry al teatro no fue fácil, que el lucho por ser nuevamente aceptado y lo logro. Ese el Terry que maduro con el tiempo, ya no es la victima del desamor de sus padres, ya no es el chico oscuro y renegado, la vida lo hizo reflexionar, ayudo siempre a Susana a salir adelante, le dio el valor para que escribiera y se hiciera útil en la vida. Pero quien fue que ayudo a Terry a realizar todo esto, pues nada mas y nada menos que Candy cuando lo vio hecho añicos en el teatro ambulante, solo basto verla sollozando por su situación para darse el valor, ese empujoncito para levantarse y hacer todo lo que ha hecho que obvio es merito solo de él.
    Ese el amor maduro que habla desde mi punto de vista misuki. Candy no se quedo sola esta felizmente casada con Terry con ya mas de 30 años y quien sabe hasta con niños.

    crystal

    4 octubre, 2013 at 2:46

  7. Hola Crystal!
    Entiendo y me gusta tu punto de vista, ya que la mayoría de chicas que piden que se queda con Terry considera al Terry de siempre, no a uno más maduro. Si Terry cambiase (y lo demostrase) ahí sí que podría considerarlo una opción. Al menos en lo que quedó en la serie, no estoy segura de si realmente pasó algo con él. No me gustó que se dejase manipular por Susana y que su opción haya sido luego escapar… Ahora, volvió con ésta, pero, ¿de ahí qué les espera? Mi temor es que Candy haya siempre de cargar con Terry… (sus depresiones, inseguridades, etc).

    Mi opción sigue siendo Albert porque considero que el verdadero amor es algo que nos da tranquilidad, no angustia. En quien se puede confiar sin miedo y armar un futuro con la seguridad de que será un apoyo. A Albert lo veo constructivo, no destructivo como Terry… Hasta donde sé, la novela de continuación es ambigua y quizás mejor que sea así. Que los lectores (según lo que cada quien, desde su propia razón o corazón) decida… :)

    MariCarmen

    4 octubre, 2013 at 19:01


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: