MI BLOG DE NOTAS

… me obligo a aceptar todos los párrafos porque se me han ocurrido!

Por eso y muchas cosas +… pide tu Albert esta Navidad!

leave a comment »

Ok, yo le voy a Albert. A riesgo de q este space se convierta en una apología a Candy Candy (lo siento, la serie podrá tener casi 30 años de antigüedad, pero es el tema del momento en los corazones fangirleros), la verdad de la milanesa es q sigo picona con el 80% del género femenino entero q sigue suspirando x Terry (TT). Siempre pensaré de que, además de q no se merecía a Candy, la “moraleja”, x decirlo de algún modo, de esta historia es q la protagonista, luego de sufrir taaanto, al fin encuentra (y se queda) con el verdadero príncipe de su vida, el primerito al q conoció y el q siempre tuvo las respuestas a varios de los misterios de esta serie. Y ese príncipe, como ya sabemos todos los q hemos visto por cuchucientava vez las repeticiones por Panamericana, resulta siendo el lindo y bueno de Albert ^.^

No sólo lo digo porque fuera el último cuero inteligente, caballeroso y con plata de la serie (nooo, que va XD) si no, también porque, en realidad, fue a quien verdaderamente nuestra blonda protagonista nunca pudo olvidar. Verán, Candy lo conoció primero a través de su disfraz de príncipe y atesoró este recuerdo en su corazón como el origen de todo. Luego se enamoró de Anthony porque le recordaba al príncipe y después de Terry (aunque de ahí se daría cuenta de q con éste se peló, pero bueeeeno) porque en principio le recordaba a Anthony, por lo q hasta aquí me pregunto: la fascinación por tanta copia (sorry querido Anthony x shamarte copia), no era acaso una manifestación desesperada de la inconsciente búsqueda del único, del original???

Bien, buscando la vez pasada algo q colocar en el foro Sugoi respecto a la serie, me topé con esta página…, q para qué se los niego, me llenó no sólo de argumentos respecto a mi posición de por qué Albert es el mejor sino q también me hizo doblarme de risa en primera instancia (Dios, pensé q era afanosa, pero hasta ahora no se me había dado x escribir ensayos!!! -mmm, lo anotaré entre mis tareas pendientes^^’-). A pesar de q intuyo q sonar graciosa era la última intención de su autora, he aquí lo + saltante:

Los roles de Albert
(por Rosa María Carmona)

Desde que leí el manga CC, quedé fascinada por el personaje de Albert Andrew. Reunía todas las cualidades que muchas de nosotras buscamos en un hombre, tanto a nivel físico como personal e intelectual. Inmediatamente pensé que podría ser la pareja ideal de cualquier mujer. Cuando nuestro sexo comenzó a emanciparse a lo largo de este siglo, muchos varones sintieron, y siguen sintiendo, cómo sus valores empezaban a desmoronarse poco a poco, a verse atacados y constreñidos, incapaces de convivir con el nuevo papel que las mujeres se esforzaban por conseguir en el mundo. La imagen de la mujer pasó de ser la de esposa humilde, amante, esclava y sometida a los mínimos caprichos masculinos, a la de ser humano independiente, con deseos y aspiraciones propias, responsable además de obligaciones laborales fuera del hogar y no por ello causa del desmembramiento familiar. Al menos, en los países del Primer Mundo. Albert, como hombre, parece más un personaje heredero de la filosofía feminista de fin de siglo que un caballero americano de principios de este período. Su carácter abierto y tolerante, su capacidad de entender la mentalidad femenina, su falta de sujeción a prejuicios de clase o sexo, su espíritu libre y curioso, su amplitud de visión, su constante afán de crecimiento, su temperamento detallista y generoso… Lo convierten en un ser humano ideal, no sólo en un hombre admirable. A veces, Albert se asemeja a un monje budista que ha dejado atrás sus ataduras terrenas para estudiar la esencia del mundo a través de las cosas creadas. Otras veces, me recuerda a un galante caballero medieval, de brillante armadura que, enamorado platónicamente de su dama, actúa en gestas soberbias para cautivar su corazón. En ocasiones, se me antoja el galán ideal de cualquier mujer de mi época, capaz tanto de gestionar un imperio económico como de preparar con naturalidad una cena.

Porque Albert es (estas escenas no corresponden ni al anime ni al manga, son fruto de la especulación):

El PERFECTO CONFIDENTE:
Candy: Cariño, mi amiga Annie me ha comentado que últimamente se siente muy deprimida, ¿qué me recomiendas?
Albert:
No te preocupes por nada. Seguro que contigo a su lado, lo supera fácilmente.
El PERFECTO ANFITRIÓN:
Candy: Cariño, no sé qué hacer en mi fiesta de cumpleaños.
Albert:
¿Qué te parece si montamos un crucero por Hawaii? Recuerdo que tenemos varias villas allí. No habría problemas de alojamiento para tus amigos.
El PERFECTO CHEF:
Candy: Cariño, se me ha quemado el soufflé.
Albert:
No tiene importancia. En diez minutos te preparo un mousse.
El PERFECTO AMANTE:
Candy: Cariño, te he echado mucho de menos estos días, hemos estado los dos tan ocupados…
Albert:
(no dice nada, pero sus manos y su cuerpo lo dicen todo, sobre todo su mirada y su sonrisa).
El PERFECTO COMPAÑERO:
Candy: Cariño, estoy aburrida. No sé lo que hacer esta noche.
Albert:
Déjalo todo de mi cuenta. Yo me encargo de que esta noche sea inolvidable.
El PERFECTO AMIGO:
Candy: Cariño, esta noche tengo una cita con Terry. Va a contarme qué tal le va en su último espectáculo teatral.
Albert:
Si a ti te hace feliz ese encuentro, a mí también. Leeré hasta que regreses.
El PERFECTO ESPOSO:
Candy: Cariño, ¿no sales con tus amigos?
Albert:
Mi mejor compañía eres tú.
El PERFECTO CABALLERO:
Candy: Cariño, te estás empapando. Toma tu chaqueta.
Albert:
No, quédatela. Si no, tú también te mojarás. Y no queremos que te resfríes.
EL PERFECTO PADRE:
Candy: Cariño, ¿qué nombre le pondremos al bebé?
Albert:
Candy, seguro que será tan bella como su madre.
EL PERFECTO MILLONARIO:
Candy: ¿Cariño, qué te parece si dedicamos este verano a ayudar a una ONG en Africa?
Albert:
Me parece perfecto. Ya sabes que me gusta la vida sencilla y austera.
EL PERFECTO FILÁNTROPO
Candy: Cariño, me he enterado de que vas a patrocinar la construcción de un nuevo hospital.
Albert:
Tengo más proyectos en mente, Candy. Esto es sólo el principio.
EL PERFECTO ECOLOGISTA
Candy: Cariño, me he enterado de que las ballenas están en peligro de extinción. Los arponeros japoneses las masacran.
Albert:
Mañana mismo fleto un barco de ayuda a Greenpeace. ¿Vienes conmigo?
EL PERFECTO CABEZA DE FAMILIA
Candy: ¿Cariño, qué vamos a hacer con Eliza y Neil? Están destrozando su vida.
Albert:
No te preocupes, hablaremos con ellos. Me encargaré de todo.

Fuente: http://usuarios.lycos.es/albertcandyworld/_private/lapareja/ensayos/marco/ensayosmarco.htm

Muy de acuerdo. Cambié de opinión: No sé si Candy se merezca un Albert pero… YO QUIERO UNO!
De gustarles la serie y compartir mi opinión, sigan explorando lo q les linkeé, q hay más cosillas al respecto q a las fans pudiesen serles interesantes. Ah! y también estas páginas:

http://usuarios.lycos.es/albertcandyworld/_private/lapareja/razones.htm

http://www.zancada.com/si-fueras-candy-con-cual-te-quedas/

http://foroandrew.diaryland.com/waabio.html

http://albertcandy.blogspot.com/

http://www.galeon.com/propaganda-albert/

Ya saben chicas, le piden su Albert a Papá Noel, aún están a tiempo ^.^ !!! (aunque un Anthony también sería lindo ^.^).

Anuncios

Written by MariCarmen

25 octubre, 2006 a 10:16

Publicado en Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: