MI BLOG DE NOTAS

… me obligo a aceptar todos los párrafos porque se me han ocurrido!

Sobre las elecciones, algunas reflexiones (parte 2)

leave a comment »

Nadie me quita de la cabeza que PPK fue una jugada estratégica del gobierno de García para encubrir a Keiko, su verdadera candidata. Bajo el lema de “Divide y vencerás,” la única manera de hacer que ésta pasase a segunda vuelta (con Humala que seguía consechando popularidad en los sectores rurales), era restándole votos a quien tenía también verdaderas probabilidades de salir al frente, como lo fue Toledo. Dado que provincias es un público disperso, con diferentes idiosincracias y menos manipulable, ¿a quién convenía trabajar? Pues a Lima… porque concentra una gran cantidad de gente (1/3 de los votos válidos), son más homogéneos y ya se sabe como vota… Suena lógico, ¿no? Como si los que tienen la plata y el poder nos fuesen a dejar así, tan tranquilos…

Porque Lima es más influenciable, tiene más acceso a los medios de comunicación, más miedos, más prejuicios, más que perder y es también más permeable a dejarse llevar por modas…Tampoco es analítica y sí (esto es experiencia personal, no sé que dirán ustedes) más superflua y egoísta. En lugar de buscar una opción media, ve su interés. Sinceramente, estaba hasta la coronilla con el asunto este de que siempre votamos por el mal menor y nos merecíamos, en cambio a él… ¿Realmente representaba un futuro real, de crecimiento sostenido, simétrico, con igualdad para todos? Mis dudas tengo.

Y así nos quedamos… una vez dividido el voto entre las tres únicas opciones posibles de dizque derecha (PPK, Toledo y Castañeda), pues Keiko la tenía más fácil con su voto duro. Pasó, como ya se sabía que iba a pasar Humala y el mes que siguió a antes de la segunda vuelta, fue una verdadera tortura para todos, tanto por los temores personales como por el carnaval mediático. Sin embargo, aunque somos manipulables (corrijo: Lima lo es), lo somos hasta cierto punto. Creo que las situaciones límite nos hacen terminar de recapacitar…

Keiko o Humala, Humala o Keiko. Ninguna de las dos opciones se me aparecían como amables. ¡Tantos comentarios, tantos miedos, tantos intereses en juego! La cosa anduvo reñida, tremendamente reñidísima en ese mes que se hizo eterno. Por momentos, se me daba por hablar apasionadamente de política, por otros ratos, en cambio, no era más que absoluta negación.

Yo voté por Keiko, voté por Keiko esperando secretamente, en el fondo, que ganase Humala (lo cual finalmente sucedió). Yo jamás podría votar en blanco o viciado porque no soy del tipo de persona que deja sus decisiones a los demás, ante lo inminente, todo una posición. Mi miedo pudo más pero algo en mí sintió cierto alivio ante el resultado… Y eso que Keiko, hasta la semana anterior, me parecía el “mal menor”. Pero ¿realmente lo era? Las conversaciones que tuve con ciertas personas unos 3 días antes de las elecciones me dejaron lo suficientemente perturbada con respecto a Fujimori y cía. como para empezar a dudarlo. Puedes intentar taparte la nariz al pasar junto a una cloaca, pero hay un punto en que el olor es tan penetrante, tan fuerte… Y volví a mirar luego a Humala… estimado, en serio, ¿qué tan malo realmente puedes tú ser? ¿En serio, qué tan culpable eres de todo lo que se te acusa?

Como a todos, esa posición izquierdista de Humala preocupaba. Al igual que el hecho de que fuera militar y su falta de preparación. Sin embargo, comparativamente hablando, tenía mejor gente que Keiko (y ya sabemos al final quiénes gobiernan…). Por otro lado, ¿realmente las empresas serían capaces de huir despavoridas y tirar todo por la borda? ¿Nos convertiríamos en la próxima Venezuela? A estas alturas, pensar en esto último hasta resulta ya exagerado, pero una lo piensa, ciertamente lo hace. El lado lógico me decía otras cosas: “Son otros tiempos… no compares países, las idiosincracias son diferentes… ¿qué crees que todo se va a ir al cacho de la noche a la mañana? Lo está apoyando el cholo… Y no tiene la aprobación que requeriría para hacer desmanes… todos lo miran, lo van a seguir mirando y lo han hecho firmar hasta su testamento… Lo que realmente pasa es que esas f*cking empresas no quieren pagar impuestos”…

Otra cosa que no me dejaba dormir era el pensamiento de que, en 5 años (si llegábamos a ellos sin, por ejemplo, un golpe de estado), un eventual gobierno de Keiko iba a dejar tantas fisuras sociales que harían que el descontento popular rebalsase. ¡La protesta en Puno continúa! Y durante las elecciones decidieron hacer tregua esperando que Humala ganase. Provincias tiene todo el derecho de protestar. La división Lima y provincias, como si todos los demás departamentos no importasen, ha creado a estas alturas serias polarizaciones. Se me venía en ese entonces también a la mente el recuerdo de la Revolución Francesa: concentrado el lujo y las comodidades en la despótica Versalles, la situación creó el caldo de cultivo perfecto para que todo el país se alzase. ¡Y eso que se dieron avisos! No sé en qué medio además hoy citada la famosa frase atribuida a María Antonieta, ante la presencia de uno de sus representantes: “¡Que coman tortas!”

No sé si coincidan conmigo en la percepción de que, si las elecciones se hubiesen celebrado 3 días antes del 5 de abril ganaba Keiko… pero del 2 al 5 abril pasaron demasiadas cosas. Entre las llamadas acosadoras a cada casa, las declaraciones de Rafael Rey, la actitud desaforada de los medios y demás perlas era mucho. Realmente mucho. Y como ya mencionara, ¿qué tanto el país podría soportar?

El país necesita un cambio. No dramático, pero sí se necesita. Llamémosle mejor reajustes, porque aunque hay cosas que se han hecho bien, otras, en cambio, fallan teriblemente. La inclusón social es lo más urgente en la actualidad, así como verdaderas obras descentralizadoras que realmente aporten al desarrollo de cada provincia. Más que estatuas huachafas y plazas. Educación, mejor control y aprovechamiento de nuestros recursos… Por cierto que, mis miedos hacia Humala terminaron alejándose al darme cuenta de que, al margen de lo que él verdaderamente quisiese hacer (no deja de estar para mí bajo sospecha de desear el fondo un modelo estatista)… hay algo, a estas alturas, mucho más fuerte que la voluntad de una sola persona. A eso más fuerte (algo que odio pero a lo que no podemos escapar sino tan solo con él transar) se le llama capitalismo. Y tú, Perú, estás en el rollo hasta el cuello. ¿O qué? ¿Pretendes que vivamos de la droga?

El hombre es ignorante en varias cosas, pero al menos empiezo a sentir en él (eso quiero creer) voluntad. Nadie me quita de la cabeza de que inversionistas brasileros fueron los que han pagado parte de su campaña y ahora quieren recuperar. No por nada, Brasil es el primer sitio que visitó Humala luego de ganar y eso significativo. El hecho de que haya hablado como la gente con el presidente de Chile, es también algo. Me quedé pegada de una frase dicha por José Rodríguez Elizondo, analista chileno, sobre la carrera militar de Humala: “Si eres coronel, no puedes seguir pensando lo mismo que cuando eras un cadete”. Sí pues, se acabó la etapa de las estupideces. Ahora estás al mando de un país con 2/3 de sus habitantes que desconfían abiertamente de ti.

El peligro ahora… es tener delante de nosotros a un nuevo Alan (hablando de posición política claro, porque el aprismo es un izquierdismo que de izquierdista no tiene nada). No obstante, algo en el fondo de mí, me hace tener un buen presentimiento. No por Humala, si no por la actitud de la gente en los últimos meses que, sacudida, anda más atenta, más preocupada. Vigilantes todos de una situación que (¡por fin!) nos hemos dado cuenta de que nos concierne a todos. Mi sospecha va del lado de que las redes sociales están ayudando. Y es que, sin participación política, no pueden lograrse los necesarios cambios.

Ahora, creo que todos estamos esperando la designación del gabinete. Raro en mí, sólo me queda decir que esperemos y tengamos fe. Y claro, observemos. Otra cosa, en estos momentos, no podemos hacer.

Anuncios

Written by MariCarmen

22 junio, 2011 a 3:25

Publicado en Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: